El periplo de José Miguel Figueroa, de empresario a facilitador en Fundación Emprender

Lleva más de 10 años como facilitador y coach de los Directorios Colaborativos de Fundación Emprender. Se inició como un usuario y activo participante de estos encuentros colectivos en búsqueda de nuevos aprendizajes para la empresa de la cuál en ese entonces, formaba parte.

José Miguel Figueroa, agrónomo y fundador de Natufeed, empresa líder en nutrición humana y animal, admite que su llegada a la Fundación fue más bien casual y espontánea, empujado por la idea de aprender a ser un verdadero empresario.

Lo que vio le sorprendió, pero más aún los resultados obtenidos durante su paso por los directorios colaborativos, toda vez que recuerda que los mejores consejos recibidos para mejorar la relación con sus socios, venían de un grupo diverso y de personajes tan sencillos como un electricista, capaz de llevar adelante su propia Pyme sin mayor ayuda que la de él mismo.

“Entra a Fundación Emprender porque ahí puedes aprender a ser emprendedor o empresario, me dijeron. Así fue como llegué a la Fundación y una de las cosas maravillosas que encontré fue este grupo increíblemente diverso, desde arquitectos, ingenieros. Y dentro de eso, un electricista que tenía su Pyme y trabajaba solo. La mejor recomendación que alguien me hizo para mejorar la relación con mis socios me la hizo él. Y lo apliqué y fue así como mágico, al mes me dijeron: Oye, estamos fascinados con el cambio que has tenido en la administración”, señala Figueroa.

Con dos años asistiendo regularmente a este tipo de reuniones, José Miguel Figueroa comprendió que podía hacer algo más por estos grupos. “Esto para mí era fascinante y quería contar de esto a la gente. Fue ahí cuando propuse la idea de que saliéramos a predicar, cual apóstoles, esta maravilla de metodología”, afirma.

En medio de este trance de energía, se da a la tarea de convocar a empresarios y a asumir un rol más protagónico en los directorios colaborativos. Un aspecto que fue ampliamente valorado por facilitadores de larga trayectoria al interior de Fundación Emprender. “Intervenía mucho en las reuniones y no recuerdo si fue Raúl Troncoso (presidente de Fundación Emprender) quien me preguntó si quería ser facilitador”, agrega Figueroa.

Hoy dirige uno de los grupos de empresarios y empresarias que llegan hasta Fundación Emprender para intercambiar experiencias y conocer nuevas metodologías de trabajo a través de una conversación franca y acogedora. Algo que para este empresario y facilitador le hace falta a nuestro país.

“El mundo en general ha estado viviendo un individualismo tremendamente exacerbado y yo creo que esta es una metodología fantástica. Tanto así que hay gente que entra y piensa que está perdiendo el tiempo porque no está viendo una retribución inmediata, tangible por así decirlo. Cómo voy a lograr algo aquí, se preguntan. No, la verdad es que es algo intangible que al final hace salir lo mejor de las personas, que hace que uno salga más dispuesto a ir viendo como colaborar con otro”, concluye Figueroa.